Tipos de hipotecas

La hipoteca es un instrumento financiero fundamental en la compra de una propiedad, la cual permite a los compradores adquirir una casa pagando una parte del precio inicial y financiando el resto a través de un préstamo, de este modo se garantiza con la propiedad misma. 

Sin embargo, no todos los tipos de hipotecas son iguales, por eso te decimos los tipos más comunes de hipotecas que puedes encontrar en el mercado.

¿Qué tipo de hipotecas es mejor?

Una de las cuestiones que se plantean las personas que quieren adquirir un inmueble es qué tipos de hipotecas existen y cual me conviene. 

No hay una respuesta única que se ajuste a todas las situaciones. La mejor opción dependerá de tu situación financiera personal, objetivos a largo plazo y tolerancia al riesgo. De todos modos, te indicamos algunos tipos de hipotecas populares y sus características principales para ayudarte a tomar una decisión informada.

Hipoteca de tasa fija

Con una hipoteca de tasa fija, la tasa de interés permanece constante durante toda la vida del préstamo, lo que te proporcionará estabilidad y previsibilidad en los pagos mensuales. Sería una buena opción si planeas quedarte en tu casa a largo plazo y quieres evitar fluctuaciones en los pagos mensuales.

Hipoteca de tasa ajustable (ARM)

Con una hipoteca de tasa ajustable, la tasa de interés puede cambiar periódicamente según las condiciones del mercado. Por lo general, suelen ofrecer tasas de interés más bajas inicialmente, lo que puede ser atractivo para los compradores que planean mudarse o refinanciar antes de que la tasa ajustable entre en vigor.

Hipoteca de tasa de interés variable (VIM)

Similar a la hipoteca ARM, estos tipos de hipotecas de tasa de interés variable tiene tasas que pueden variar con el tiempo. En esta hipoteca la diferencia está en que las tasas pueden ajustarse más frecuentemente y en mayores incrementos, lo que puede resultar en pagos mensuales más volátiles.

Hipoteca de tasa fija a 15 años

Esta opción ofrece una tasa de interés fija y un plazo de amortización más corto, lo que significa que pagarás tu préstamo en 15 años en lugar de los 30 años típicos. Aunque los pagos mensuales son más altos, pagarás menos intereses a lo largo del tiempo y podrás ser propietario de tu casa más rápidamente.

Hipoteca de tasa fija a 30 años

Esta es la opción más común para los compradores de vivienda, que ofrece una tasa de interés fija y un plazo de amortización de 30 años, lo que resulta en pagos mensuales más bajos y más asequibles para muchos compradores. 

Si planeas quedarte en tu casa a largo plazo y prefieres la estabilidad de los pagos fijos, es ideal para ti.

Si estás pensando en vender una casa, Mar Chamberí es tu lugar de confianza. Nuestro equipo de expertos en bienes raíces está comprometido en brindarte un servicio de primera clase y garantizar una experiencia sin problemas en todo el proceso de venta. Contáctanos hoy mismo para obtener más información sobre cómo podemos ayudarte a alcanzar tus objetivos inmobiliarios.